PUBLICACIÓN | Dra. María Susana Mosquera

La irritabilidad es un fenómeno ubicuo en la psicopatología infanto-juvenil y del adulto y es un síntoma transdiagnóstico.

Ha habido mucha confusión al incluir dentro del espectro bipolar a jóvenes que no cumplen con criterios estrictos, por eso se puso el foco en depurar este diagnóstico, y es en parte debido a ello que se incluyó en el DSM V la categoría de Trastorno por Disregulación Disruptiva del Humor. Si bien este diagnóstico es controvertido, tiene implicancias en la terapéutica.