Ante la noticia reciente de que se han puesto esposas a una enfermera mientras trabajaba en una guardia de la Provincia de Buenos Aires, AAPI adhiere al comunicado emitido por APSA extemporánea de la policía mientras asistía un paciente en situación de emergencia.

Este episodio pone de manifiesto una vez más el maltrato y abuso que sufre el personal de salud por parte de distintos sectores e instituciones.

En los últimos tiempos hemos recibido demandas por acciones protagonizadas por pacientes de riesgo, órdenes judiciales donde hacían indicaciones terapéuticas, distintas agresiones sufridas por sectores varios, bajos salarios, cobertura insuficiente con las vacunaciones y múltiples arbitrariedades que hacen que se trabaje en condiciones altamente estresantes.

Ni los jueces ni la policía ni otros actores pueden hacer nuestro trabajo. Para asistir, cuidar, acompañar y cuando sea posible curar es que estamos formados y tenemos puesta nuestra vocación.

Desde la Comisión Directiva de AAPI, pedimos al resto de los sectores que nos respeten y a los funcionarios responsables que apoyen y faciliten las condiciones para que podamos llevarlo adelante lo mejor posible.

Seguimos trabajando juntos

Comisión Directiva
AAPI