Permite a tu hijo jugar con amigos y compañeros, ayudándolos a administrar su tiempo. Es una forma saludable de comunicarse entre ellos.