El desarrollo de la palabra hablada y escrita, al igual que los gestos y señas, contribuye a que nuestros niños expresen sus pensamientos y sentimientos con mayor facilidad.