Los buenos vínculos en la infancia son la base de un desarrollo psicosocial saludable.

Facilitan que las situaciones críticas de la vida puedan ser afrontadas sin perder la capacidad de pensar y favorecen los sentimientos de empatía, además de un buen desempeño social.